El campanazo del Download Festival en Madrid

El Download Festival 2018 en Madrid, llegaba a su fin el pasado domingo de madrugada, dando por terminados tres días de buena música y ambiente inmejorable. Queremos transmitiros lo que se vivió allí, por supuesto, cada cual con sus grupos preferidos, y las sorpresas que nos llevamos, en su mayoría para bien. Un cartelazo impresionante y una organización comprometida, transformaron tres días de nuestras vidas en una experiencia inolvidable. Sentimos no tener material propio del festival, pero nos fue imposible por temas de organización de última hora. Igualmente, veíamos necesario comentar el festival brevemente.

Aquello que para muchos fue una sorpresa pero, siendo realistas, era de esperar porque es algo muy complejo de controlar, fue la cola para entrar al recinto. Aproximadamente una hora y poco de espera, bajo el sol de las 17:00h de Madrid (y quien no llevaba allí más tiempo…) hizo que mucha gente se perdiera a los primeros grupos. Algo importante a mejorar, como crítica constructiva, sería la hora de apertura y el tema del cambio de entradas por pulseras con antelación. Tras días de súplicas, la organización habilitó la recogida de pulseras un día antes del comienzo del festival pero, al llegar allí, la gente se encontró con que las pulseras eran las del año anterior con la fecha tachada. Bueno, si nos ponemos a razonar, suponemos que la organización no disponía de las pulseras todavía o, por motivos de seguridad o vete a saber, decidió no entregarlas. Cuál es nuestra sorpresa cuando, al llegar el jueves, cuando el festival comenzaba, al ponernos la pulsera vemos que es de plastiquete azul…esto ya es postureo pero, las del año anterior al menos eran de tela, con su Chester y los colores del Download. Pero, postureos y envidias sanas a parte, lo destacable es que, no hubo ni cinco minutos de cola para el canjeo de entradas por pulseras el jueves a las 17:00h y, quienes tenían entrada de un día no tenían que canjear nada, accedían por otra puerta. Hasta aquí, balanza equilibrada.

Los stands de merchandising, entre los que se encontraba el nuestro, estaban a la entrada del festival, en una especie de pabellón techado. En ese mismo pabellón había una cantidad destacable de baños (¡limpios!), que permitía que no se formasen colas para entrar. También se encontraba allí la mayoría de puestos de restauración que, sorprendiéndonos gratamente, tampoco tenían unos tiempos de espera excesivos, a veces ni siquiera había que esperar y, para sentarse a comer, había bastantes mesas largas. En cuanto a la zona de conciertos, estaba dividida en dos partes, escenarios uno y dos a la izquierda, escenarios tres y cuatro a la derecha. Varios puestos de comida estilo hot dog y, sobre todo, barras de bebida en todas partes, a los lados y en el centro. Más stands de merchandising, en este caso los del Download Festival y los de las bandas que tocaban, patrocinadores como Zippo, Playstation o Adopta un Tío, y las zonas de cambio del dinero en “Tuents” (sí…por aquella red social). Al recinto no le faltaba nada, salvo sombra. Aunque, en estos casos hay que aceptar que, poner sombra en un recinto al aire libre, sin que eso se convierta en un invernadero…también sería complicado. Aguantamos sentados en las sombras que daban los puestos y las barras, aprovechando que se había puesto una especie de lona de color verde sobre el asfalto, así como con los vaporizadores de agua que había para refrescarse y, gracias a las pantallas de los escenarios, disfrutamos de Arch Enemy desde lejos.

De momento, muy pocas quejas, contra el calor no se puede hacer mucho y ese fue el mayor de los males pero, al comenzar Marilyn Manson, muchos nos preguntamos si el sonido sería el principal problema. Manson era uno de los más esperados, muchos años en la música y bastante tiempo desde la última vez que pisó nuestro país, lo hacen un artista digno de ver, aunque solo sea por curiosidad. Al principio de su puesta en escena, todo bien. Tras un par de canciones empezó a ser evidente que, una de dos, o Manson venía en plan descafeinado, o el sonido estaba mal. Todo aquel que haya escuchado al artista sabe que sus canciones tienen un sonido potente, aunque no sean del agrado de todos y, al tocar ‘This is the New Shit‘, quedó muy claro lo que iba a ser el concierto. Fue una pena que fuera así, no exactamente una decepción porque Manson cumplió y, a pesar del sonido, con ‘Sweet Dreams‘ la gente se olvidó del problema. Nuestra preocupación era la siguiente “si es Manson, una pena el sonido tan bajo, si es la sonorización para todo el festival…estamos j******”. Por suerte, fue lo primero.

Sin entrar en los grupos más humildes, porque sino lo que iba a ser una crónica breve va a ser una crónica de cuatro páginas, Rise Against sonó especialmente bien en el escenario dos, terminando con ‘Prayer of the Refugee‘. Tras ellos, Avenged Sevenfold, ya entrada la noche. Conocidos también como A7X, tuvieron un sonido y una puesta en escena espectaculares, sobre todo con el imponente rey, que sacaron en ‘Hail to the King’. El grupo que muchos decían que no podía encabezar el line up del jueves en el Download Festival (y que debió tocarle la fibra a M. Shadows, el cantante, porque lo sacó a relucir…) dio un concierto espectacular, al que vino a visitarnos una fina lluvia que no molestaba. Terminando con ‘A little piece of heaven‘, con videoclip incluido, subieron el listón a los grupos que quedaban ese día. Todo estupendo hasta…A Perfect Circle. Para muchos, tristemente, lo más destacable del festival. Todos íbamos por varios grupos pero, siempre hay uno que destaca y, los fans de A Perfect Circle vinieron de todas partes para disfrutar de ellos. El sonido falló, la verdad es que no sabemos si llevaban sus propios técnicos de sonido o no, el caso es que se tardó una eternidad en restablecer el sonido y A Perfect Circle tocó unos escasos 35 minutos. El descontento de los fans era de traca, y normal. Sabemos que un festival tiene que cumplir unos horarios, ya que hay grupos que tocan después, por normal general. Pero, lo que solicitaba la gente era que se le permitiera al grupo tocar el tiempo que les hubiera correspondido si no hubiera habido un fallo técnico, ya que después de ellos no tocaba nadie más en el mismo escenario. No pudo ser, y nadie dio una explicación por redes sociales, donde toda la comunidad las estaba pidiendo. Una pena…los errores ocurren y los fallos técnicos no tienen por qué ser culpa de nadie pero, al menos una explicación de por qué no podía recuperarse ese tiempo, hubiera estado bien, pero también se está comentando mucho que fue el propio grupo el que no tenía intención de salir al escenario. En cualquier caso, la explicación y comunicado oficial, resuelven todas estas cosillas.

El viernes había muchos grupos interesantes pero uno de ellos destacaba, Guns n Roses. Mientras muchos esperaban a Axl, Slash y compañía (o Slash, Axl y compañía…lo dejamos a vuestra elección), Creeper sorprendió bastante y unos Bullet for my Valentine soberbios dejaron el listón muy alto. Thrice y Clutch también dieron buenos espectáculos, y contaban con muchos fans que decidieron ir a verles tocar. Esto hizo que el escenarios uno estuviera relativamente lleno durante Bullet for my Valentine, los últimos en tocar en ese escenario antes que Guns. La espera fue larga, y el sol no daba tregua a quienes deseaban verles de cerca. Cuando por fin salieron, con unos quince minutos de retraso, el escenario uno estaba hasta la bandera y además, no había mas conciertos a la vez. Tres horas y poco de concierto (porque salieron algo tarde), donde disfrutamos de más de treinta temas, varios de ellos versiones, y algunos solos de Slash, como el de El Padrino. Slash y Duff McKagan claramente llevaban el peso del grupo, incluso Duff se lanzó a cantar algo cómico mientras Axl se tomaba un respiro. El comentario más escuchado “Axl ya no está como antes”. No señores, Axl no está como antes, el tiempo pasa para todos y, añadamos una vida llena de excesos y 20 años sin subirse a un escenario (omitamos el Chinese Democracy). Sea como fuere, para seguidores fue una experiencia inolvidable, tres horas de concierto que se hicieron algo largas pero…¿qué más se puede pedir? Para los detractores hubo muchas cosas mejorables, por supuesto, sobre todo la voz de Axl pero…Guns n Roses sin Axl no sería lo mismo. Algunos pedían a Myles Kennedy, que acompaña a Slash y, es muy buen cantante pero…en fin, que esto podría acabar en una encuesta. Mención especial a la organización de Download Festival, que no dejó de repartir agua en ningún momento, de forma gratuita por supuesto. Eso nos salvó la vida a muchos durante un concierto muy esperado, pero muy largo. Los que tuvieron fuerzas tras Guns, fueron a ver a Parkway Drive, hardcore del bueno que remató la jornada.

El último día quedaban dos muy grandes, Judas Priest y Ozzy Osbourne, pero muchos esperábamos también a Volbeat. The Hellacopters dieron la sorpresa, dejándonos con más ganas de ese rock buen rollero que traían, lo que vino genial para cargar las pilas de la última jornada. Volbeat, con su rock con matices rockabilly, hizo a la gente disfrutar a pesar de lo corto del concierto. Una pena que fuera tan poco tiempo, tocaron algo deprisa para intentar no dejarse ningún temazo fuera del setlist, pero era imposible en una hora escasa. Hay que recordar que, Volbeat fueron los teloneros del concierto que dio Guns n Roses el domingo en Barcelona, donde dieron un buen espectáculo. Tras Volbeat, Judas Priest que, inexplicablemente tocó a la vez que In This Moment. Suponemos que debió ser por temas de agenda pero…dos grupazos de ese nivel no pueden tocar a la vez. Está claro que son estilos diferentes, Judas son viejas glorias de metal (en el buen sentido) e In This Moment es metalcore surgido en 2005, pero dos pedazo de grupos, sin quererlos comparar. Disfrutamos un poco de aquí y un poco de allí, y luego venía Ozzy. Un Ozzy Osbourne que impone, con su escenografía pintoresca, entre la luz y la oscuridad. La melodía de ‘Mr. Crowley‘ nos sorprendió pronto, de las primeras del setlist. Le siguieron exitazos que llevan acompañándonos casi una vida, y ‘Paranoid‘ de Black Sabbath fue la guinda del pastel. Mucha gente no entendió que Madball coincidiera con Ozzy, como había pasado unas horas antes con Judas e In This Moment pero, el festival llegaba a su fin y, la disposición de los horarios se haría a conciencia.

Download Festival Madrid cerraba su segunda edición con alguna queja pero, lo que es verdad es verdad y, el cartel fue de diez y la organización también. No faltaba de nada, salvo sombra como comentamos antes y más organización a la hora de la apertura de puertas, pero en cuanto a comida, bebida y aseos…una maravilla. Apenas nada de cola para absolutamente nada, salvo en momentos muy concretos. La limpieza de los baños, increíble. El personal muy agradable, en general. Una maravilla de organización que, consideramos que es digna de mención porque, un festival en su segunda edición (independientemente de que la organización sea responsable de otros eventos) no suele cuidar tanto de los asistentes. Por este motivo, gracias a la organización del Download Festival, por hacernos vivir tres días inolvidables, de buena música, buena gente y buen ambiente y ser un ejemplo de cómo montar un festival, aunque haya aspectos que pulir. Esperamos que el Download tenga una larga trayectoria en España, porque necesitamos algo así cada año, y sabemos que no es nada fácil de montar.

¡Gracias! ¡Nos vemos el año que viene! Y, gracias también a todos aquellos a los que los acordes de ‘Sweet Child O’Mine‘ trasladarán irremediablemente a aquel recinto.

Y, para todos vosotros, recomendaros la experiencia y, recordad que en nuestra tienda online podéis encontrar los cd’s, vinilos y merchandising de muchos de los grupos que actuaron en Download Festival, ¡y de muchos más!

The post El campanazo del Download Festival en Madrid appeared first on EMP-Blog-España.

Categorías: Entretenimiento Mavi C. Guerrero

Etiquetas: A PERFECT CIRCLE AVENGED SEVENFOLD Creeper Download Festival Guns N Roses Judas priest MARILYN MANSON Ozzy Osbourne Parkway Drive Rise Against The Hellacopters VOLBEAT | permalink

Comparte el artículo: